¿Qué es el duelo migratorio?

publicado en: Blog | 1

Por María Teresa González Osorio (Psicóloga & Coach)

Yo soy migrante desde hace 20 años, he vivido en varios países y sé las dificultades que ello conlleva. Por eso hoy te quiero compartir y alentar para decirte que lo que sientes por haber emigrado es, muy probable parte de este proceso, que le llamaremos duelo pues es también una pérdida.

El duelo migratorio es un proceso que puede culminar en éxito o en patología ¿Cómo se manifiesta? una vez que pasa la fase de enamoramiento por el lugar (no necesariamente se da esta fase ya que hay personas que emigran por diversas razones) vamos sintiendo nostalgia y melancolía por lo que hemos perdido: la familia, los amigos, el estatus laboral, el estatus académico, el estatus social, los paisajes, los colores de nuestra ciudad, los olores, la comida, las costumbres…) si no reconocemos estas pérdidas nos vamos sintiendo solos, y al mismo tiempo con estrés pues hemos de adaptarnos a la nueva cultura. Para algunos es cuestión de meses, y para otros de años, al grado de que afecte a otras áreas de nuestra vida (en la salud, en las relaciones interpersonales, en el trabajo, etc.)

Cada proceso de duelo es diferente, y el logro de estos objetivos se verá influenciado por características personales, las condiciones de la migración, el país de destino, el apoyo social, la nacionalidad, la edad.

Habrá que prestar especial atención a los factores de vulnerabilidad que puedan marcar el proyecto de migración y de vida de la persona, procurando siempre entender que el duelo migratorio es un proceso muy particular e individual. Veamos los 3 tipos de duelos:

  • Duelo múltiple: cuando se dejan muchas cosas, como ya lo mencioné (familia, amigos, costumbres, nivel social, estatus laboral, etc,…).
  • Duelo parcial: al contrario que las pérdidas por muerte, en el duelo migratorio la pérdida no es irreversible. Esto, junto a las emociones contradictorias marcadas por un lado por la nostalgia y por el otro por las expectativas que idealizan la nueva situación hacen que sea un proceso ambiguo y agridulce.
  • Duelo recurrente: es una experiencia que se reactiva muy a menudo con cada llamada del país de origen, cada referencia a la propia cultura.

Es importante de que evites la insolación (el aislamiento). Así que busca una red de apoyo social con el cual te identifiques y compartas tus costumbres e idioma. Al mismo tiempo te invito a que aprendas el idioma del país de acogida, ésto te aportará mayor seguridad y confianza para desenvolverte. Mira con nueva perspectiva tu vida, es decir ¿qué ventajas tienes al vivir en un nuevo país? y busca estrategias y recursos que te beneficien y que contribuyan a tu bienestar físico, emocioanl y mental, ¿qué tal el ejercicio, un deporte, baile, canto.. o cualquier otra actividad en donde puedas producir serotonina, que es la responsable del buen humor.

Quizás en algún momento puedas necesitar un apoyo a nivel psicológico para que puedas descubrir tus propios recursos.

Puedes compartir en este blog ¿cómo le has hecho para afrontar tu propio duelo migratorio? Me encantará leerte.

 

  1. Maria Ester Gonzalez Losada

    Gracias Marytere por darnos esa información valiosa y clara! En el caso de los venezolanos puedo decir, que si bien tanto el “Duelo múltiple” como el “Duelo parcial” serían muy provables, pienso que “ese Duelo recurrente” es decisivo, puesto que se presenta casi constantemente, no solo cuándo nos comunicamos con la familia allí, sino cada vez que leemos o recibimos noticias, principalmente a través de las redes, sobre la situación socioeconómica y política, lamentablemente de momento sin salida por las vías democráticas. Se necesita mucha fuerza y estabilidad psicológica, a veces la persona debe tomar medidas de comportamiento para proteger su espíritu y autoestima como por ejemplo distanciándose por temporadas de leer “Noticias” que nos ponen más tristes. Debemos aprender técnicas que nos ayuden a superar este tipo de duelo. Muchos estamos aquí precisamente para ayudar a otros, enviar nuestras remesas, pero si no nos cuidamos primero nosotros mismos entonces no podremos conseguir una calidad de vida digna que nos permita desarrollarnos y poder ayudar a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *