Aprendiendo a soltar: el inicio de la paz

publicado en: Blog | 0

aprendiendo a soltarQuizás una tendencia del ser humano sea aferrarnos a situaciones, relaciones o personas. Esta práctica nada saludable de aferrarnos, nos convierte en seres incapaces de vivir el presente ya que impedimos el flujo del cambio y corremos el riesgo de permanecer atrapados en una ilusión, olvidándonos de disfrutar la vida y de vivir en una paz interior.

Su contraparte sería el aprender a soltar, lo que representa dejar de resistirnos a las situaciones desagradables o displacenteras. Implica dejar de forzar situaciones o relaciones para que se adecuen a lo que deseamos o esperamos de ellas.

Las clásicas frases de que todo final es el principio de algo nuevo y de que todo lo que comienza acaba, reflejen mejor la sabiduría de lo que significa soltar, dejar ir y desapagarnos.

¿Por qué seguimos apegados o aferrados?
Puede significar una dependencia emocional y/o mental ante algo o alguien que, creemos nos proporciona felicidad, pero eso es una ilusión porque en el fondo nada externo puede proporcionar una auténtica felicidad.
Patrones o creencias aprendidas que nos llevan a actuar con rigidez mental, como la idea de que las cosas deben permanecer estáticas y para siempre.
Emociones negativas que nos hacen sufrir (enojo, resentimiento, culpa, etc.). Sintiendo una aparente sensación de poder, control o de energía en dichas emociones, pero que en el fondo nos desgasta, afectando nuestra conducta negativamente.
Refuerza nuestro papel o imagen de víctimas, ya que con ello, nos mantiene -paradójicamente- en una actitud “cómoda” de no enfrentar el presente y de no asumir la propia responsabilidad por nuestras acciones.
Autoestima baja, (una pobre imagen y concepto de nosotros mismos), creyendo que no somos merecedores de situaciones o relaciones plenas o prósperas.
¿Qué podemos hacer para soltar? Es importante reconocer el sufrimiento que nos causa y una auténtica decisión de salir de él. Muchas personas no se dan cuenta del círculo de sufrimiento en que viven.
Es conveniente de que si se trata de soltar una relación o cualquier tipo de pérdida, vivamos el duelo, manejando, adecuadamente, las emociones y sanando nuestras heridas, cambiando las creencias equivocadas que nos hacen sufrir. Podemos pedir ayuda a alguna persona de nuestra confianza o a un profesional.
Para soltar situaciones o cosas en general, es importante descubrir qué ganancias secundarias obtenemos al mantenernos en esa posición y qué creencias y pensamientos equivocados tenemos al respecto, para hacer los cambios necesarios.
Para soltar el pasado, necesitamos aprender a enfocarnos en nuestro presente, fijando la atención en todo lo que hacemos en cada momento. Es decir, manteniendo un estado de atención plena a lo que hacemos a cada instante.
Recuerda que la vida siempre nos ofrece las dos caras de la misma moneda: lo positivo y negativo; teniendo presente que todo lo que vivimos es parte de nuestro crecimiento interior ¿Estás list@ para soltar?

Compartir es bueno...Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest