Trata a tus hijos como te gustaría ser tratado

publicado en: Blog | 0

Por María Teresa González Osorio (Psicóloga y Orientadora familiar).

Resulta paradógico que hoy en día, mientras más información tenemos a nuestro alcance de cómo poder tratar y criar a los hijos, nos hayamos olvidado de lo fundamental: el amor, nuestro sentido común e intuición, me refiero a ésta última como un nivel superior de inteligencia cuya razón no es capaz de comprender.

Qué tal si vamos regresando al refrán que dice: “No hagas a otros lo que no quieras para tí” o “Ama a tu prójimo como a tí mismo” ¿te parece esto muy religioso? Entonces quizás podemos escoger el dicho basado en la sabiduría popular “Trata a otros como deseas ser tratado”.

Hagámos sentir a nuestros hijos/hijas como lo que son, las personas más valiosas de tu mundo.

El instinto de una madre o la capacidad natural de un padre a la hora de intuir las necesidades de sus propios hijos es sin duda la mejor estrategia a la hora de educarlos.

Un niño debe ser tratado con afecto, con respeto y sin miedos. Hay madres y padres que temen fracasar en su papel como progenitores. Piensan que puede ser una tragedia no poder darles la mejor fiesta de cumpleaños, no encontrarles plaza en el mejor colegio. Aspiran, de algún modo, a ofrecerles a sus niños aquello que ellos mismos no tuvieron. Suplimos con ellos nuestras carencias.

Nos preocupamos en todo lo que debemos ofrecerles sin descubrir primero qué necesitan realmente: a nosotros mismos; nuestra presencia consciente y amorosa.

  • Un niño no es un adulto en miniatura, es una persona que necesita entender el mundo a través de ti y con tu apoyo.
  • Un niño actúa siempre por necesidades (buscando satisfacerlas aunque no tenga conscientemente claro cuáles sean) y no por manipulación, malicia o maldad.
  • Un niño debe, por encima de todo, ser tratado con afecto. Nuestros hijos no necesitan pues ropas caras o juguetes electrónicos con los que jugar en soledad. Necesitan de tí, de tu tiempo y atención.

Vivimos en una sociedad que vive sus propias contradicciones: Muchos logros en los Derechos de los niños y niñas pero que no comprenden la infancia ni al infante.

Y tú ¿Cómo tratas a tus hijos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *