“A través de la escritura proceso las experiencias”

publicado en: Blog | 0

Por María Teresa González Osorio (psicóloga y Coach sistémica).

La revista “Flüchtlig” realizó una entrevista a su servidora, donde comparto mi experiencia como psicóloga para expatriados y cómo lo he combinado con la escritura. Aquí la comparto en la versión castellana.

 

Foto y reportaje: Por Sophie Martin
María Teresa González Osorio estudió derecho y psicología en su país natal, México. En 1997 dejó la ciudad mexicana de Oaxaca y se trasladó a Hamburgo. Aquí trabaja con éxito como psicóloga con los inmigrantes del mundo de habla hispana. Y María tiene otra pasión: escribe hermosos poemas sobre el amor, las relaciones y la justicia. En 2013 se publicó su primer libro de poesía “El Canto del Colibrí”. En la siguiente entrevista María Teresa habla de cómo se sintió al publicar un libro, lo que significa para ella escribir y cómo es su trabajo en detalle.
¿Cuáles fueron sus razones para dejar su país de origen, México?

Es una pregunta simple. Mi marido estaba en Oaxaca para sus estudios. Nos enamoramos y un año después nos fuimos juntos a Alemania. Eso fue en 1997.

México es un país políticamente muy agitado. ¿Cómo percibía el estado de ánimo político antes de emigrar?

La situación en México ya era difícil entonces y lo sigue siendo. Los principales problemas son la corrupción, la impunidad y los cárteles de la droga. De 1929 a 2000, el PRI, el Partido Revolucionario Institucional, estuvo en el poder. En esos 70 años, México era prácticamente una dictadura de un solo partido. En 2000, un nuevo partido llegó al poder, el PAN (Partido Acción Nacional). Para muchos mexicanos esto era una esperanza, una esperanza de una vida mejor.

El nuevo partido era más bien de derecha y conservador. Y sin embargo, los problemas siguieron siendo los mismos. Por ejemplo, durante el mandato del Presidente Felipe Calderón, fueron asesinados muchos periodistas críticos y activistas de derechos humanos. En 2018 un nuevo partido de izquierda ganó las elecciones. Y aunque el actual presidente López Obrador representa la política de izquierda y liberal, lamentablemente los problemas no desaparecen.

Estudió derecho y psicología en renombradas universidades mexicanas. Entonces, ¿cómo es trabajar en estas profesiones aprendidas aquí en Hamburgo, en Alemania?

Es difícil. El sistema legal alemán es muy diferente del mexicano. La psicología, por otro lado, ofrece más posibilidades, mi título fue reconocido. Trabajo como consultor psicológico con inmigrantes de América Latina y España. Siempre me hago las preguntas: ¿Qué significa migrar? ¿Y cómo puede ser una integración exitosa? La migración y la llegada a un país extranjero pueden provocar un gran estrés psicológico. La gente tenía un trabajo en sus países de origen, tenían un entorno social. Aquí en Alemania están, en primer lugar, completamente solos y por su cuenta. Muchas personas están abrumadas por esta difícil situación. Puede hacer que se depriman y desencadenar miedos, así como frustración y rabia.

Otro tema que encuentro una y otra vez en mi trabajo es la violencia, especialmente la violencia contra las mujeres. La violencia adopta diferentes formas, se produce tanto física como psicológicamente. Y la violencia sigue siendo un tema tabú, especialmente en relación con la violencia sexual. Los afectados tienen mucho miedo de hablar de ello, además a menudo se avergüenzan. Se sienten incómodos y avergonzados. Casi el 50 por ciento de mis clientes han experimentado violencia. En mi trabajo siempre me pregunto cómo puedo lograr el empoderamiento. Como psicólogo, ¿qué puedo hacer para ayudar a mis clientes? Y no sólo las mujeres, los hombres también se ven afectados.

¿Cuáles son las razones por las que la gente de España y América Latina vienen aquí a Alemania?

Son razones diferentes. Muchos esperan mejores perspectivas aquí en Alemania. Hay migrantes de toda América Latina y el Caribe. Huyen de los conflictos políticos o de la situación económica y social. La gente está buscando una nueva y mejor vida. Algunos también vienen aquí por amor, como yo lo hice entonces.

También escribe Usted poesía. ¿De qué se trata?

En mis poemas trato con temas muy diferentes. Retomo el amor, escribo sobre las relaciones y la justicia, pero también sobre la muerte y lo efímero. Empecé a escribir de niño. Desde que puedo escribir, he estado escribiendo.

En 2013 publicó la colección de poemas “El Canto del Colibrí”. ¿Cómo se sintió?

Se sentía un poco extraño. Me sentí un poco desnuda, fue incómodo. Por otro lado, también aprendí mucho sobre mí mismo, especialmente a aceptar las críticas y a lidiar con ellas. Soy como soy y estoy abierto a la crítica de mi trabajo, no sólo a los elogios.

En su ciudad natal, Oaxaca, visitó un taller de literatura y cultura ¿Cómo fue la experiencia?

Aprendí mucho ahí. El trabajo en el taller me ha sensibilizado. Me percibí mucho más intensamente, me sentí más. No sólo mi técnica de escritura ha cambiado, sino también mi percepción del entorno. A través de esta nueva sensibilidad también he aprendido a aceptar la crítica de una manera diferente. Esto no siempre es fácil, porque en el fondo no queremos que nos critiquen, ni a nosotros ni a nuestro trabajo. Esto fue una parte importante de todo el proceso.

Sus poemas están siendo traducidos del español al alemán. ¿Es un proceso difícil?

Sí, esto es realmente muy, muy difícil. Especialmente con los poemas, la traducción es delicada y exigente. Gisela Horvath hace la traducción de mis poemas y trabajamos en estrecha colaboración. Ella siempre dice: un poema alemán siempre es diferente de un poema español. Así que no puedes traducir palabra por palabra. El significado no debe perderse. Si traduces un poema de un idioma a otro, es muy fácil que cambie su significado o incluso que lo pierda por completo. A través de las traducciones he descubierto que el alemán es un idioma muy fino, rico y preciso. Espero que podamos terminar la traducción en enero. Todo el proceso habrá tomado alrededor de un año.

¿Qué significa para usted la escritura?

Para mí, escribir es una gran oportunidad para conocerme mejor. Y tiene un gran efecto terapéutico. A través de la escritura proceso las experiencias e impresiones, me ayuda a ponerme en orden. Todo tiene que salir. Todo lo que está dentro de mí necesita una válvula. La escritura me deja claro de dónde vienen mis sentimientos y pensamientos, dónde está su origen.

¿Cuáles son sus planes para el futuro?

En este momento estoy aprendiendo mucho, porque estoy en formación para convertirme en psicoterapeuta. Definitivamente quiero seguir trabajando en este campo, tanto en el asesoramiento psicológico como en los talleres que ofrezco, porque con mi trabajo puedo ayudar a otras personas, eso significa mucho para mí. Me gustaría seguir centrándome en el trabajo con los inmigrantes de habla hispana. No sólo por el idioma, sino también por la cultura. Porque nuestros valores culturales son muy importantes para mí, porque nos fortalecen. Y por supuesto me gustaría seguir escribiendo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *