Fortaleciendo la resiliencia

publicado en: Blog | 0

Por María Teresa González Osorio.(Psicóloga & Coach sistémica)

Pero ¿qué es la resiliencia?

Es la capacidad que tiene un individuo, una familia, un grupo o comunidad, de soportar crisis, adversidades y recobrarse. De alguna manera se relaciona con el término “entereza”(Vanistendael & Lecomte).

La casa de la resiliencia es una imagen creada por dichos autores, y que  nos comparten de una manera sencilla y eficiente cómo construimos la resiliencia y cómo podemos fortalecerla. En nuestro caso, como migrantes, es un elemento protector ante situaciones de estrés migratorio, duelo o depresión, por mencionar algunos de los trastornos que en este proceso de “adapatación” tienen lugar.

 

Empleando la imagen de una casa podemos identificar las diversas partes de la resiliencia:

El suelo constituye  el elemento básico y fundamental de toda construcción. Por tanto, son las necesidades materiales básicas (vivienda, alimento, ropa, incluso la sexualidad) con las que debemos contar  para que la construcción de la resiliencia pueda comenzar. Son los mínimos sin los cuáles no se puede avanzar, pero como es evidente, techo y comida no bastan. ¿Tienes tus necesidades fisiológicas satisfechas?

Los cimientos de nuestra construcción responden a la confianza adquirida a través de las experiencias vividas con los más cercanos. El vínculo que nos une a familia, amigos… sentirnos aceptados, comprendidos, es básico para la construcción de resiliencia. ¿Cuentas con algún grupo  que pueda apoyarte de manera emocional o física? ¿Has creado alguna red de soporte social?

Subiendo al primer piso, nos encontramos con la necesidad de dotar de sentido a lo que nos ocurre. Tenemos que ser capaces de responder al “para qué” nos ocurren las cosas, dotándolas así de significado e iniciando, por tanto, el aprendizaje que nos lleva más allá del “por qué”.

¿Cuál es el sentido de las experiencias que vives en este país de acogida? Indaga en el para qué y en las enseñanzas o aprendizajes que te dejan las experiencias que has tenido, incluso aquellas dolorosas.

En el segundo piso, el de las otras experiencias, se sitúan aquellos otros elementos como las aptitudes personales y sociales, autoestima, e incluso el sentido del humor. Son elementos básicos en la resiliencia.

¿Cuál es el concepto que tienes de tí? ¿Te autorespetas? ¿te cuidas? ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? ¿Cómo es tu nivel de autoestima? ¿Qué cualidades compartes en tu grupo, comunidad o ciudad?¿Cómo es tu sentido del humor? ¿Te ríes de tí mismo?

Finalmente, en el techo reside la apertura a las nuevas experiencias. A incorporar elementos nuevos que ayuden en la construcción de la resiliencia.

¿Cuáles son las nuevas experiencias que deseas incorporar a tu vida? Eso es un riesgo porque sales de tu zona de confort. ¿Qué has hecho hasta ahora para conseguir dichas experiencias o resultados en tu vida?

Identifica cuáles son los elementos de tu casa que están fortalecidos y cuáles están un poco frágiles. Te invito a reforzar aquello que ya posees y a desarrollar lo que aún puedes mejorar. Ser migrante nos puede abrir también muchas posibilidades para seguir creciendo ¿Qué opinas?

Fuente: los elementos de la Casa de la resiliencia fueron tomados de Vanistandel, Stefan. “La resiliencia: un concepto largo tiempo ignorado”, La Infancia en el Mundo, órgano de difusión del BICE, vol. 5, núm. 3.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *