Violencia contra las mujeres y la deshonra

publicado en: Blog | 1

Hace un par de meses, la revista MUJERES de Oaxaca, México, en su edición de abril, publicó un artículo de mi Maestro Emilio. Ahora se los comparto por este medio.

Por Emilio Díaz-Miranda
Los crimenes de honor parecen cosa del pasado. No lo son. Este año los tribunales de Hamburgo han condenado a cadena perpetua al alemán de origen afgano Ahmad O. por asesinar a su hermana de 16 años con 20 cuchilladas en Mayo del 2008. Al anunciarse la sentencia, el acusado insultó al fiscal y al juez, mientras su familia- presente en la sala- reaccionaba con gritos, lagrimas e insultos contra juez y periodistas. Ninguna lágrima por la joven asesinada, sino por el „defensor“ de la honra familiar. El crímen de la victima, MORSAL OBEIDI, era ser inteligente, tener amigos alemanes, vestirse a la moda, y ser rebelde como muchos jovenes en la pubertad.
violencia-domestica-por-libertinus
Human Rights Watch define los “crimenes de honor“ así:
Los crimenes de honor son actos de violencia, usualmente contra las mujeres de la propia familia, cometidos por los hombres de la misma.
Una mujer puede ser acusada por un miembro de su familia de manchar el honor de ésta. Esta deshonra o deshonor puede ser que la mujer se niega a un matrimonio acordado sin su consentimiento, o por haber sido victima de una violación, por divorcio de un marido brutal, por ser acusada de adulterio.
La mera suposición de que una mujer actua de manera deshonrosa es motivo para atentar contra su vida.

“Terre desFemmes“denuncia que muchos asesinatos son disfrazados de „accidentes o suicidios“ para escapar a la ley. Las victimas están en un conflicto pues temen por sus vidas pero también aman a su familia y no actuan policialmente contra padre, hermanos, tios, primos… lo que acaba costandoles la vida.

Tales crimenes no ocurren solamente en familias adictas al Islam, sino que los encontramos en la cultura occidental cristiana.

En Otelo de Shakespeare los celos son tema principal y el asesinato resultado de las sospechas. En la literatura hispana aparece continuamente el tema de la deshonra conyugal o familiar que está en manos de la mujer, nunca del hombre.
En México tenemos una canción con bella melodía, cuyo texto parece justificar el asesinato por venganza contra la deshonra conyugal. El texto es una muestra del empecinamiento asesino: El Preso Numero Nueve de Roberto Cantoral.
El preso encerrado en la celda con el cura del penal espera al amanecer para su ejecución y dice que si vuelve a nacer los vuelve a matar: ”Padre no me arrepiento ni me da miedo la eternidad“, la letra hace del criminal un heroe que no tiene miedo a la condena eterna y que parece esperar perdón del dios celestial y no contento con la muerte terrenal, perseguirá a su mujer hasta el más allá.

Pero tal actitud no es nueva, tiene larga tradición también en Europa. En Italia el art. 587 del Código Penal reducía la pena de asesinato de la esposa, hija o hermana por el atenuante de defender “l´onor suo o della famiglia“. Hubo de pasar un Referendun sobre el divocio(1974), una reforma del derecho de familia(1975) y un referendun sobre el aborto para que desaparecieran la disposición sobre ”delitto d´onore“ abolida con la ley n.442 del 5 de agosto de 1985.
vida-y-muerte-por-alexander-reyes
En la literatura del Siglo de Oro español hay un énfasis en el honor y honra en la obra del dramaturgo Calderón de la Barca. La definición de estas palabras es complicada. El honor es el sentimiento personal de la propia dignidad y se relaciona con la honestidad de uno. También se refiere a la virtud que debemos cumplir con nuestros deberes hacia otros y hacia nosotros mismos. La honra es la expresión social o externa del honor. La honra se basa mucho con la opinión ajena. En el Siglo de Oro la opinión por virtudes y méritos era esencial. La honra y el honor es algo público y no privado que se perdía si públicamente se perdía. Es decir, las opiniones y comentarios del público eran muy importantes. Se perdía honra y honor si era cobarde, si se traicionaba o robaba. Durante este siglo sólo los nobles con “sangre limpia” (esto excluía los judíos) tenían honra. Llamar a otro judio era ofensa castigada por la Ley.

Tal sentido de honor obliga al esposo a quitar la vida a su esposa si la sociedad cruel (chismosos) habla mal de ella. Aunque el esposo sepa que los rumores son mentiras y su esposa inocente tiene que matarla. “El honor con sangre, señor, se lava” es una frase de Don Gutierre, un personaje en El médico de su honra (1635).
En el Auto de Clarindo. El padre del protagonista, dice que sólo en manos de las damas está la reputación de los caballeros:
Avéis de ver,pues Dios puso en la mugerla honra del hombre en ella,no se deve de perder,como veis, por culpa della.
Giotto
Los nombres de “Ana“ y “Joaquin“ son hebreos y significan “Gracia, Compasión“ (Ana) y “Dios endereza algo“ (Joaquín). Su historia en el Evangelio apócrifo de Santiago narra que Joaquín va al desierto a orar y arrepentirse , rogando a Jehova le de un hijo ya que Ana no era fertil. Un angel le promete un hijo. Al regreso su esposa le comunica que está embarazada. El pintor italiano Giotto di Bondone (1267–1337) plasma la historia, parte de La Leyenda dorada de la Edad Media, en un gran fresco…(Capilla Scrovegni , Padua) Así nace Maria, madre de Jesús.
Los esposos en el fresco se miran y se abrazan. Sus caras forman una sola cara, en que contiene lo masculino y lo femenino. Este momento de Giotto es tema del encuentro de los sexos en un Boletín del Instituto Alemán de la Juventud y yo lo hago mio porque
– cada ser humano tiene una parte masculina y una femenina.
– en lo público y en lo privado hombres y mujeres conectan y su ser-hombre o ser-mujer se relaciona con el otro.
– en el encuentro de los sexos y en su convivir las miradas juegan gran papel.
La vergüenza se conecta con la mirada de los otros, no es sólo asunto de los ojos, sino de la actitud personal hacia el otro. Se estima o se desprecia.
Sustituir la violencia de tales conceptos y prejuicios por el amor y la comprensión es la tarea que se busca en la Comunicación Sin Violencia partiendo de las necesidades humanas y del cambio de actitud.

Compartir es bueno...Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

One Response

  1. Aida

    Emilio:
    No me había dado cuenta que en cuestiones de honor la mujer llevara el peso ante el hombre. No existe como falta cuando es él quien comete adulterio, por ejemplo, la mujer no se deshonra por los actos de él, sino por los propios antes los ojos de los demás.
    Un abrazo:
    Aida