Tu pareja:Tu espejo

publicado en: Blog | 2

Tu pareja- tu espejo

Te has preguntado ¿Por qué entre tantas personas que conoces, has elegido precisamente a él/ella para tu pareja?
Existe una teoría llamada de IMAGO (que significa imagen) y se basa principalmente en que “en realidad el otro no existe para nosotros, realmente son relaciones que estamos teniendo con nosotros mismos. Tenemos la tendencia a proyectar en los demás lo que somos y lo que necesitamos”
Aunque esta teoría parte del psicoanálisis en donde Freud mencionaba que
la imagen procede del sujeto, cuya función es satisfacer simbólicamente el deseo. Desde la infancia hay actividad “alucinatoria” de las necesidades internas. “Después de una serie de procesos mentales el niño interiorizará las imágenes materna y paterna y se identificará con ellas. Se trata de un proceso inconsciente por el que el sujeto intenta recuperar su propio deseo y recobrar también esa parte del amor por sí mismo, que ha invertido en el mundo exterior”.
Corrientes filosóficas también mencionan que el “otro” es nuestro espejo. En este sentido nuestra pareja puede convertirse en una excelente guía de lo que deseamos hacer y de lo que el otro desea hacer, pues la relación íntima es un trabajo de dos. Y nadie puede querer a otro si no se conoce y se ama primero a sí mismo.
Se dice que es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga que se tiene en el propio ojo. Necesitamos de la presencia del otro y en este caso de nuestra pareja para poder ver lo que necesitamos aprender de nostros mismos. Pero también hemos elegido a nuestra pareja -la mayoría de veces inconscientemente- para poder sanar heridas de la infancia, asuntos inconclusos de nuestro pasado, estados emocionales que siguen abiertos y no han cerrado sanamente ¿Significa esto que al sanar internamente corres el riesgo de separarte de tu pareja? Sí y No. Veamos un ejemplo:
Personas que tuvieron en la infancia un progenitor golpeador y que en la adultez han escogido como pareja precisamente a una persona maltratadora; cuando aquélla inicia un proceso terapéutico y toma consciencia de que la pareja que escogió es el espejo del padre o madre golpeador(a), y la ha escogido inconscientemente para sanar su propia infancia, la relación cobra otra dimensión. Así, cuando la persona se libera -del sufrimiento, rencor, odio, etc.- tiene dos opciones: seguir con su pareja golpeadora y ver la situación desde otra perspectiva, en la cual, la persona que ha sanado puede incluso apoyar a su pareja a sanar; o bien, iniciar el camino de la separación.
Encontrarnos y vernos a nosotros mismos a través de los demás y en este caso de nuestra pareja es algo muy impactante. Sin embargo, este proceso nos invita a tomar conciencia de cosas que no sabíamos que se encontraban en nosotros o que no queríamos ver y de las que no éramos conscientes o no queríamos ser conscientes.

Compartir es bueno...Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

2 Responses

  1. Theresa

    Muchas gracias. Y yo que me cabreo con mi esposo, claro! es mi espejo. Un beso.

  2. Richi

    Me llamo Ricardo, muchas gracias por lo de IMAGO. Algo sospechaba que había de eso con mi relación de pareja de 5 años.