Regresando a la niñez

publicado en: Blog | 1

Por María Teresa González Osorio

Hoy se festeja en México el día del niño y de la niña. A propósito de ello, quiero compartir contigo una reflexión, misma que fué publicada en la revista MUJERES, de abril 2009, Número 84. de Oaxaca, México.
Invitándote para que abraces también a tu niño o niña interna!
regresando-a-la-ninez. María Teresa González

Tal vez has escuchado frases como: “nuestro niño interior”, “el niño que llevamos dentro”, pero qué significan éstas cuando nosotros somos ya adultos? Significa el conjunto de todas nuestras potencialidades en estado puro, que nos habrían de permitir atraer la realización en todas las áreas de la vida. Observa a un niño o una niña, mira su espontaneidad, su libertad, su esperanza, su coherencia entre lo que piensa, dice y hace; escucha su honestidad y maravíllate de su transparencia e inocencia.
Cuando ocurre que en una o varias áreas no conseguimos vivir plenamente, hablamos del Niño Interior Herido.
Ocurre que la persona que tiene un Niño Interior Herido revive una y otra vez, los mismos sentimientos de vacío, desilusión, tristeza, rencor, miedos, desconfianza, amargura, etc. en el área o áreas que tiene afectadas. Tropieza una y otra vez con la misma piedra.
La causa de que esto sea así, radica en las experiencias emocionales que vivimos desde que fuimos concebidos en el vientre de nuestra madre hasta la edad de 9 ó 12 años, -en que pasamos de la mente concreta y autocentrada en el Yo, a la mente abstracta- en relación a las emociones que nos suscitaban nuestros padres y mentores, de modo que sin darnos cuenta, grabamos en el inconsciente sentimientos, actitudes, creencias, en definitiva introyectos.
Con el tiempo esos introyectos, fueron generando la realidad en la que vivimos, y todo lo que nos ocurre en la actualidad, -hasta que uno no desaprehende lo aprehendido- serán espejos y “oportunidades” para regresar a la niñez y sanarla.
En la medida que la persona transcurre por el proceso de Recuperación de su Niño Interior, deja de afectarle esas emociones, comienza a sanar en primer lugar la relación consigo mismo, y después con cada una de las personas que integran las áreas afectadas: parejas, padres, hijos, amistades, jefes, etc.
Cuando nos conectamos con nuestra niña o niño interno y somos capaces de rescatarlo, protegerlo, cuidarlo y sanarlo, entonces estamos en el camino a la plenitud.

Compartir es bueno...Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

One Response

  1. Fanny

    Pues como se logra ver a nuestro niño interior, yo me considero una persona que el rechazo me afecta, como sanar mi niña interior lastimada y rechazada.Hay un lugar donde yo pueda trabajar esto.

    Gracias por su atención a este mensaje

    Fanny Rodriguez