La pierna izquierda

publicado en: Blog | 0

Ahora que estoy viviendo en estos días con muletas y sillas de rueda, tomo nuevamente consciencia de cuán valioso es mi cuerpo y cada una de sus partes y órganos.

Mi pierna izquierda está inmovilizada -debido a una caída- y recuerdo aquella frase: “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido”. Todo lo que hacía de una manera natural e inconsciente se ha convertido en estos días en complicadas tareas de ejecutar.

Mientras escribo estas líneas, veo por la ventana a un hombre que corre, una pareja de enamorados caminando alegremente y a mi esposo y a mis hijos que se pierden a lo lejos en sus bicicletas dando un paseo. Y yo que me funciona todo excepto esta pierna que punza  me hace ser testigo de mis propios sentimientos.

Compartir es bueno...Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest