El tiempo, nuestro aliado

Hay momentos en la vida en que nos embarga el dolor o la pena: separaciones, enfermedades, muerte; estos procesos de duelo hay que vivirse. Mirando desde otra perspectiva en el tiempo, podemos darle un sentido a dichas vivencias y, ello me recuerda al siguiente cuento:

El único superviviente de un naufragio llegó a la playa de una diminuta y deshabitada isla. De rodillas, sobre la arena miró al cielo y rezó fervientemente a Dios pidiéndole ser rescatado. Cada día pasaba horas arrodillado rezando y escudriñando el horizonte en busca de ayuda. Pero esta no parecía llegar.

Pasó el tiempo y cansado de esperar asumió que tendría que organizar allí su propia vida. Optó por construirse una cabaña de madera para protegerse de las inclemencias del tiempo y poder almacenar sus escasas pertenencias que se fabricaba a base de hojas, palos y piedras.

Una tarde salió a buscar alimento por la isla. Al regresar, encontró su cabaña envuelta en llamas con el humo ascendiendo hasta el cielo. Había perdido lo poco que tenía. Con tristeza y lleno de rabia gritó una y mil veces: “Dios!: cómo puedes hacerme esto a mí!!”. Hasta que se quedó dormido sobre la playa. A la mañana siguiente el sonido de un barco que se acercaba a la isla le despertó. Por fin venían a rescatarle. “¿Como supieron que estaba aquí?” preguntó el cansado hombre a sus salvadores. “Vimos su señal de humo”, contestaron ellos.

Compartir es bueno...Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

One Response

  1. Stan Siami

    Hello just thought i would tell you something.. This is twice now i’ve landed on your website in the last 2 weeks looking for the place to search the tips on increase height